¡EL SOL TIENE CASA! Historia del coraje del pueblo ingano, a casi dos décadas de cumplirse la declaratoria de la creación del área protegida Alto Fragua Indi Wasi

Posted in
Una historia sin precedentes en los procesos de conservación en el mundo 

En el V Congreso Mundial de Areas Protegidas que se celebró en Durban en el año 2003, más de 3.000 participantes de 157 países afirmaron que comenzaba una nueva era. En ese momento llamaron la atención sobre la importancia de reconciliar sus acciones con las de las comunidades locales, reconociendo el papel de los pueblos indígenas y tribales en la conservación de los ecosistemas terrestres y marinos vitales para el bienestar de todo el planeta.  Este paso significó abrir la puerta a la reflexión del legado de años de políticas de conservación y declaratoria de áreas protegidas de manera excluyente e impositiva, bajo la doctrina terra nullis, alejadas de la realidad de las comunidades locales y con grandes pasivos de justicia ambiental y reparto equitativo de cargas.  

Una decada antes a este evento, en Colombia, particularmente a partir de la Constitución de 1991, se sentaron las bases para introducir cambios sustanciales en el manejo de áreas protegidas, desde una visión de gestión participativa en la conservación, que contempló lineamientos para el manejo conjunto y compartido con las comunidades locales, particularmente pueblos indígenas y afrodescendientes. 

 El río Fragua y otros ríos que nacen en el Parque Nacional Natural Alto Fragua Indi Wasi hacen parte de la gran cuenca hidrográfica del Amazonas. 

En 1996 Amazon Conservation Team, inspirado por el legado del etnobotánico Richard Evan Shultes, quien en sus viajes a la selva amazónica se acercó al extraordinario mundo de los chamanes y las plantas sagradas, inició su trabajo en el Piedemonte Andino Amazónico en Colombia, considerado uno de los ecosistemas más diversos en el mundo. Desde una mirada más amplia a la etnobotánica, el equipo entendió la importancia de integrar y reconocer en la conservación el conocimiento indígena – menos tangible quizás – relacionado con los vínculos espirituales, las voces de la selva, las formas y los enfoques consuetudinarios que tienen que ver  con la tierra y el territorio.  

¡El sol tiene casa! Historia del coraje del pueblo ingano, a casi dos décadas de cumplirse la declaratoria de la creación del área protegida Alto Fragua Indi Wasi

Teniendo en cuenta esta realidad, y bajo la orientación de los médicos y sabedoras tradicionales de “los cinco pueblos indígenas del yagé: Ingas, Sionas, Cofanes, Coreguajes y Kamëntsá”, Amazon Conservation Team apoyó la conformación de la Unión de Médicos Indígenas Yageceros de la Amazonía Colombiana -UMIYAC- y de la Asociación del Pueblo Inga del Caquetá Tandachiridu Inganokuna, quienes impulsaron la creación del Indiwasi, área protegida pionera bajo este enfoque de conservación. 

Nukanchipa Alpa Indiwasi Nuestra tierra – la Casa del Sol, declaratoria de un área protegida pionera en Colombia y en el mundo 

Para nosotros la palabra ‘parque’ no abarca todo lo que significa el territorio, no refleja la medicina, los espíritus, la cacería, los salados. Nosotros queríamos desde un comienzo usar la palabra Nukanchipa Alpa (Nuestra Tierra) porque ‘parque’ para nosotros es la plaza central de un pueblo. En otras palabras, aunque en nuestra lengua no existe la palabra ‘conservación’, esta palabra podría tener sentido si se hacía en Nukanchipa Alpa. La conservación para los ‘blancos’ se hace en un ‘Parque’.” 

Ingas del Caquetá
Miembros de la Asociación Indígena Inga Tandachiridu Inganokuna con algunos médicos tradicionales del piedemonte amazónico. 

El camino hacia la declaratoria fue complejo, incorporó nuevas formas de diálogo y puentes para acercar la visión indígena y la occidental, generando confianza y superando la mirada colonialista. Fueron precisamente los inganos quienes lideraron la creación del area protegida, rompiendo el viejo esquema de áreas impuestas desde el nivel central.   

Este proceso, que se gestó desde 1986, recibió su impulso una década después con la firma de un convenio entre Amazon Conservation Team, el Ministerio del  Medio Ambiente, Parques Nacionales Naturales y la Asociación de Cabildos Tandachiridu Inganokuna. Este trabajo conjunto logró establecer un área especial de conservación y manejo en la región del Rio Fragua, Alto Caquetá, que culminó con la declaratoria de 72.670 hectáreas bajo la figura de área protegida en el año 2002, destacando tres aspectos pioneros para ese entonces: 

  • La declaración fue solicitada y promovida por un pueblo indígena, para la protección de su territorio ancestral. 
  • Reconoció la importancia de la conservación, más allá de criterios biológicos, integrando dentro de los objetivos de conservación aspectos culturales. 
  • Introdujo una nueva figura para la gestión de áreas protegidas: el co-manejo entre Parques Nacionales Naturales y la Asociación Tradicional de Autoridades Indígenas Tandachiridu Inganokuna. 

Con esto, se dio cumplimiento al mandato de Taitas y Curacas, proteger su territorio ancestral, sitios sagrados y todo el sustrato relacionado con la cultura del Yage “Rey de la Selva”, frente a la amenaza de la industria extractiva del petróleo, los cultivos de uso ilícito, la expansión de la frontera agropecuaria, entre otros.   

Las  72670 has. protegidas que conforman el PNNAFIW, estan conectadas hoy con tres de los cinco resguardos de la Asociación Tandachiridu Inganokuna, quienes siguen estableciendo alianzas para la protección de este paisaje diverso con las comunidades campesinas y otros pueblos indígenas.  También marcó el camino para la declaratoria de otras áreas protegidas bajo el principio del reconocimiento de las comunidades étnicas como guardianes ancestrales del territorio. 

Esta historia tiene que contarse muchas veces, representa el coraje del pueblo ingano del Caquetá, pionero en la defensa del territorio y de quienes en el equipo de Amazon Conservation Team de ese entonces, en el Ministerio de Ambiente y Parques Nacionales, lideraron el cambio de enfoque y cambiaron la perspectiva para entender a estas poblaciones. Fue el punto de partida para la declaratoria de otras áreas protegidas bajo el principio del reconocimiento como “guardianes de la naturaleza” de las comunidades étnicas. Hoy, casi 20 años despues, en el marco de la justicia ambiental efectiva, deberían ser éstas quienes lideren y gestionen directamente la administración de Nuckanchipa Alpa Indiwasi, su territorio. 

Carolina Gil, Directora Programa Noroeste Amazonas, en memoria de quienes lideraron y siguen impulsando este proceso, en especial de Mario, Nati, Waira, Flora, amigos de corazón. 

Fuentes: 

Larsen, Peter et al. 2006.  Reconciling indigenous peoples and protected areas: rights, governance and equitable cost and benefi t sharing. Discussion Paper.  IUCN, Gland, February 2006 

Mayr, J. (2002).  Nuevo Parque Natural Alto Fragua Indi Wasi.  Revista La Tadeo. No. 67.  Primer Semestre de 2002. Bogota.  

Rosero, Martha.  2004.  El dialogo intercultural para la construcción pacífica de procesos de conservación biológica y cultural. Parque Nacional Natural Nukanchipa Alpa Indiwasi.  Caquetá.  Colombia.  Multimedia.  Amazon Conservation Team – Tandachiridu Inganokuna University for Peace. 

The Amazon Conservation Team partners with indigenous and other local communities to protect tropical forests and strengthen traditional culture.

Share this post

Bring awareness to our projects and mission by sharing this post with your friends.

1 Comment

  1. […] Haz clic aquí para leer el artículo en español […]

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.