Yunguillo tardó tres décadas para cumplir su sueño